Liebres: características, dónde viven, qué comen y más

La liebre es miembro de la familia de los leporidae y son tan parecidas a sus primos los conejos que muchas personas suelen confundirlos, al igual que sucede en ocasiones con las ovejas y las cabras, pero, aunque son parte de la misma familia, son especies diferentes.

Diferencias entre liebres y conejos

Las liebres y los conejos comparten muchas características físicas, pero lo cierto es que las liebres, usualmente, son más grandes que los conejos, sus orejas y extremidades también cuentan con un mayor tamaño, pero las diferencias más grandes entre estas dos especies las podemos encontrar cuando están recién nacidos.

En primer lugar, el tiempo de gestación varía de uno a otro; en las liebres es de 42 días, mientras que en los conejos el tiempo se acorta a 30 días. Además, las liebres recién nacidas, o lebratos, se encuentran totalmente desarrolladas, al momento de su nacimiento ya cuentan con pelo y pueden abrir sus ojos; por otro lado, los conejos nacen con los ojos completamente cerrados, sin pelos y no tienen la capacidad de regular su temperatura y caminar.

Otra diferencia entre estas especies es su modo de vida, los conejos viven en madrigueras bajo la tierra y las liebres prefieren montículos pequeños de tierra. A parte, las liebres optan por la soledad, al contrario de los conejos que suelen ser más sociales y viven en colonias.

Te puede interesar  Alpacas: mamíferos con un carácter dócil, criados para la lana, pero no sólo para la lana

Características de las liebres

La liebre cuenta con una silueta estilizada que va de la mano con la rapidez de sus movimientos, aunado a sus largas patas traseras que usan para galopar de aquí para allá en búsqueda de alimentos y que le resultan muy útiles a la hora de una rápida huida de sus depredadores naturales.

A parte de sus patas alargadas, una característica que resalta a primera vista de estos animales son sus orejas, estas son bastante grandes y largas. Las liebres tienen un oído sumamente desarrollado que, en conjunto con las patas ya nombradas, les son de gran utilidad para mantenerse atentos de cualquier posible peligro a su alrededor.

El pelaje de la liebre está diseñado para camuflarse y así pasar desapercibido ante sus depredadores, este junto, con sus largas orejas y patas, son la triada de características que le hacen posible a este pequeño animal sobrevivir en la salvaje y a veces hostil naturaleza.

¿Dónde viven las liebres?

El hábitat de las liebres consta de zonas secas y matorrales en los cuales construyen sus madrigueras al momento del nacimiento de sus crías. Las madrugueras de estas pueden ser de 1 metro o hasta 3 de profundidad dependiendo de la especie. Luego de que sus crías nacen las liebres abandonan sus madrigueras.

¿Qué come la liebre?

Las liebres son vegetarianas, por esto su alimentación se basa únicamente en hierbas y plantas. No se ha reportado nunca una casa de liebres ingiriendo restos de otros animales muertos y aún menos de ataques por parte de estas a otras especies con la finalidad de alimentarse.

Te puede interesar  Leones: dónde viven, qué comen, características y mucho más

Su alimentación es bastante parecida a la de los conejos y les resulta bastante sencillo de encontrar ya que se encuentra en abundancia en su hábitat natural.

¿Cómo se reproducen las liebres?

Algo que todas las liebres tienen en común es que sus crías son bastante precoces al momento de su nacimiento. Además, el número de camadas por año puede llegar a 4, en cada una de ellas nacen desde 3 a 9 crías, y su periodo de cría va de marzo hasta abril.

¿Cuánto tiempo viven las liebres?

La esperanza de vida de una liebre en libertad varía de los 7 a 9 años aproximadamente, pero si se encuentra en cautividad y con los cuidados necesarios, este periodo puede extenderse hasta los 12 años de vida.